Las pruebas inmunológicas son las encargadas de detectar diferentes tipos de enfermedades infecciosas.

Pueden utilizar lo siguiente:

Anticuerpo: para detectar un antígeno del patógeno en una muestra del paciente

Antígeno: para detectar anticuerpos contra un patógeno en una muestra del paciente.

El proceso de la toma de muestra puede variar, pero es importante saber que si el análisis llega a retrasarse se debe refrigerar o congelar para impedir que se propaguen las bacterias.

Con el paso del tiempo y la tecnología se han desarrollado técnicas que ayudan a estas pruebas a detectar diferentes tipos de enfermedades autoinmunes, ya que permiten la detección de varios autoanticuerpos al mismo tiempo.

Es importante mencionar que estas pruebas ya no solamente pertenecen a laboratorios de investigación, sino que, gracias a su control de calidad y estandarización, ahora es posible conseguir alguna de estas pruebas en laboratorios grandes, medianos y pequeños.  

Si necesitas más información sobre este tipo de pruebas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, somos expertos en pruebas de laboratorio.